miércoles, 4 de marzo de 2009

Windows XP y Vista en Sony Vaio

Hace no demasiado acudió a mí un amigo con un problema: había comprado hace ya tiempo un portátil Sony Vaio VGN-NR21Z y el Windows Vista que se encontraba preinstalado le estaba haciendo la vida imposible, quería volver a su Windows XP de siempre pero sin perder el sistema operativo por el que le habían obligado a pagar.

Inicialmente me puse a investigar por foros cuál era el procedimiento a seguir para instalar Windows XP tras Windows Vista, cada uno en una partición distinta. Viendo que no era complejo me lancé a instalar Windows XP en la partición que creé para tal menester y comenzaron los problemas...

En el arranque de la instalación no reconoce el disco SATA. Vaya, habrá que buscar el driver y meterlo en mi unidad de disco extraíble externa por USB y presionar F6 durante la carga de drivers del instalador para que lo cargue. Esto tampoco funciona. Investigo foros sobre problemas de este tipo para el modelo de ordenador portátil determinado y me doy cuenta de que no funciona ese procedimiento de instalación, viene invalidado de fábrica. La única solución es crear un disco propio de instalación de Windows XP con el driver adecuado. Desde luego, la gente de Sony pone muy difícil deshacerse de Windows Vista.

Viendo que hay que complicarse investigo un poco más, para ver qué me encontraré una vez consiga instalar Windows XP. Sony no ofrece los drivers de Windows XP para este modelo, aunque hay drivers de otros modelos que funcionan parcialmente. Según pude extraer algunos dispositivos como la tarjeta de sonido o la red no funcionarían.

Con este panorama parecía que sólo me quedaba decirle a mi amigo que habría de seguir sufriendo Windows Vista en su máquina porque Sony la había blindado para que sólo funcionara correctamente el sistema operativo que ellos habían preinstalado. ¿Seguro? Caí en el último momento en algo que no se me había ocurrido antes: podría emplear la virtualización. Decidí virtualizar una instalación de Windows XP sobre Windows Vista, de forma que la máquina virtual ofreciera soporte para todo a Windows XP sin necesidad de drivers misteriosos. Puesto que el uso que se le iba a dar a la máquina iba a ser el típico de una oficina no se iban a presentar problemas de rendimiento.

¿El resultado final? Mi amigo tiene un ordenador portátil con Windows Vista y Windows XP que pueden ser ejecutados de forma simultánea, y todos los dispositivos funcionan correctamente en ambos sistemas operativos.

1 comentario:

Iván dijo...

Es un poco pobre la alternativa esa de virtualizar el XP en Windows Vista, pero bueno... a falta de pan, buenas son tortas jejje.
El tema es que he intentado instalar Windows 7 en la misma maquina que comentas, pero no es compatible. Asi que volvi a Windows Vista, pero el tema es que la grafica no se me instala y varios dispositivos mas tampoco, ya que no los reconoce. Lo unico que he podido instalar a sido el firmware del disco optico y la tarjeta de red.
Me podrias dar algun consejo para poder instalafr la grafica?
P.D.: Ya he probado con ir a la pagina de Nvidia y descargar varias versiones del controlador GeForce 8.400 M GT o algo asi.
Un saludo